Cinco adornos de Navidad apañados con lo que te sobra en casa Eva San Martín

Cinco adornos de Navidad apañados con lo que te sobra en casa

Tengamos invitados en Navidad o compartamos la cena por Zoom, este 2020 necesitamos todo el ánimo y el confort que podamos reunir. Las brillantes bolas navideñas, luces y espumillones parecen la opción más obvia. Pero si sientes que estas fiestas serán diferentes, y que merecen una decoración algo más reconfortante, aquí van unas ideas para lograrlo casi gratis con eso que ya tienes en casa o que puedes recoger del parque más cercano.

Unas cuantas hojas de papel (valen de periódico, de una revista o de un libro infantil que tengas por casa) sirven para fabricar unas preciosas bolas navideñas de papel con las que decorar tus paredes o el árbol este año. Además, hacen falta un lapicero y una plantilla redonda (por ejemplo, la tapa de un tarro de conserva), tijeras, algo de pegamento y un poco de cuerda para colgarlas.

La técnica es muy sencilla: solo hay que dibujar círculos en el papel con tu tapa (necesitarás unas 12 para cada bola), recortarlos y doblarlos por la mitad. Después, hay que poner pegamento en uno de los lados del círculo doblado y pegarlo a un segundo círculo doblado. Hay que repetir hasta tener una bola; y atar la cuerda para poder colgarla. [Hace un tiempo te contamos otros 18 modos de dar una segunda vida a tus periódicos viejos.]

Fue una de las estrellas de los makers de Instagram las pasadas fiestas; y este año repite. No le faltan razones: es barata de hacer, ya que la naranja está de temporada, ecológica, aromática y resulta ciertamente agradable colgada en una pared o sobre la chimenea; si estás entre quienes disfrutan de este placer.

Para hacer la guirlanda de naranjadeshidrata rodajas de entre uno y dos centímetros en el horno, a unos 120ºC, durante unas cuatro horas. O, si allí donde vives aún brilla, intenta secarlas al sol. Una tercera opción es utilizar la deshidratadora. Cuando estén secas y frías, puedes coserlas a una cuerda, y ya tienes tu guirnalda.

Utiliza ramas caídas para crear la estructura de un árbol de Navidad colgante. La superior puede ser la más corta; y la inferior, la más larga: de este modo, obtienes la silueta de un árbol navideño más clásico. Con cuerda (dos cuerdas por palo, una en cada extremo) y un clavo encima de todo para colgar la primera, hay que ir anudando cada rama a la rama inmediatamente superior, de forma que cuelguen. Así, hasta crear la silueta de un abeto.

Deshidrata unas rodajas de naranja (igual que si hicieras la guirlanda). Una vez secas, puedes colgarlas del árbol junto con otros motivos invernales, como unas piñas. Y si te sientes fulgurante, añade unas luces.

Estas piñas nevadas resultan muy sencillas de hacer, y podemos utilizarlas en el árbol, como decoración en la mesa (quedan estupendas en el pantallazo del Zoom) o para crear una guirlanda, si las atas a una rama caída. Las posibilidades son muchas: solo necesitas salir al campo, o a un parque con pinos, y recoger algunas piñas caídas.

Además, hace falta harina, sal y agua (es para hacer un pegamento ecológico); también unas tijeras y un poco de cuerda para colgarlas. Preparamos un pegamento como hacíamos en el cole: una parte de agua por una parte de harina. La consistencia ideal es aquella que no gotee, para no ponerlo todo hecho un cristo.

Podemos usar un pincel o un cepillo de dientes viejo para untar el pegamento en la piña. Después, espolvorea algo de sal gruesa, que se quedará pegada sin ninguna dificultad: esto le dará un toque brillante y de aspecto nevado a tus piñas. Cuando acabe la Navidad, siempre puedes echarlas a tu recipiente de compost.

Podemos utilizar cualquier otro, pero con el de seda, translúcido, estas estrellas de papel dejan pasar la luz del exterior y su efecto dentro de casa resulta aún más acogedor. Necesitamos ocho cuadrados de papel para cada estrella; que pueden ser del mismo color o de diferentes; y un poco de celo.

Por lo demás, la técnica es sencilla: hay que ir doblando el papel en cuadrados hasta crear una especie de cometa, que conformará cada una de las puntas. Por último, las ocho cometas se unen con celo para crear la estrella.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Tengamos invitados en Navidad o compartamos la cena por Zoom, este 2020 necesitamos todo el ánimo y el confort que podamos reunir. Las brillantes bolas navideñas, luces y espumillones parecen la opción más obvia. Pero si sientes que estas fiestas serán diferentes, y que merecen una decoración algo más reconfortante, aquí van unas ideas para lograrlo casi gratis con eso que ya tienes en casa o que puedes recoger del parque más cercano.Unas cuantas hojas de papel (valen de periódico, de una revista o de un libro infantil que tengas por casa) sirven para fabricar unas preciosas bolas navideñas de papel con las que decorar tus paredes o el árbol este año. Además, hacen falta un lapicero y una plantilla redonda (por ejemplo, la tapa de un tarro de conserva), tijeras, algo de pegamento y un poco de cuerda para colgarlas.La técnica es muy sencilla: solo hay que dibujar círculos en el papel con tu tapa (necesitarás unas 12 para cada bola), recortarlos y doblarlos por la mitad. Después, hay que poner pegamento en uno de los lados del círculo doblado y pegarlo a un segundo círculo doblado. Hay que repetir hasta tener una bola; y atar la cuerda para poder colgarla. [Hace un tiempo te contamos otros 18 modos de dar una segunda vida a tus periódicos viejos.]Fue una de las estrellas de los makers de Instagram las pasadas fiestas; y este año repite. No le faltan razones: es barata de hacer, ya que la naranja está de temporada, ecológica, aromática y resulta ciertamente agradable colgada en una pared o sobre la chimenea; si estás entre quienes disfrutan de este placer.Para hacer la guirlanda de naranja, deshidrata rodajas de entre uno y dos centímetros en el horno, a unos 120ºC, durante unas cuatro horas. O, si allí donde vives aún brilla, intenta secarlas al sol. Una tercera opción es utilizar la deshidratadora. Cuando estén secas y frías, puedes coserlas a una cuerda, y ya tienes tu guirnalda.Utiliza ramas caídas para crear la estructura de un árbol de Navidad colgante. La superior puede ser la más corta; y la inferior, la más larga: de este modo, obtienes la silueta de un árbol navideño más clásico. Con cuerda (dos cuerdas por palo, una en cada extremo) y un clavo encima de todo para colgar la primera, hay que ir anudando cada rama a la rama inmediatamente superior, de forma que cuelguen. Así, hasta crear la silueta de un abeto.Deshidrata unas rodajas de naranja (igual que si hicieras la guirlanda). Una vez secas, puedes colgarlas del árbol junto con otros motivos invernales, como unas piñas. Y si te sientes fulgurante, añade unas luces.Estas piñas nevadas resultan muy sencillas de hacer, y podemos utilizarlas en el árbol, como decoración en la mesa (quedan estupendas en el pantallazo del Zoom) o para crear una guirlanda, si las atas a una rama caída. Las posibilidades son muchas: solo necesitas salir al campo, o a un parque con pinos, y recoger algunas piñas caídas.Además, hace falta harina, sal y agua (es para hacer un pegamento ecológico); también unas tijeras y un poco de cuerda para colgarlas. Preparamos un pegamento como hacíamos en el cole: una parte de agua por una parte de harina. La consistencia ideal es aquella que no gotee, para no ponerlo todo hecho un cristo.Podemos usar un pincel o un cepillo de dientes viejo para untar el pegamento en la piña. Después, espolvorea algo de sal gruesa, que se quedará pegada sin ninguna dificultad: esto le dará un toque brillante y de aspecto nevado a tus piñas. Cuando acabe la Navidad, siempre puedes echarlas a tu recipiente de compost.Podemos utilizar cualquier otro, pero con el de seda, translúcido, estas estrellas de papel dejan pasar la luz del exterior y su efecto dentro de casa resulta aún más acogedor. Necesitamos ocho cuadrados de papel para cada estrella; que pueden ser del mismo color o de diferentes; y un poco de celo.Por lo demás, la técnica es sencilla: hay que ir doblando el papel en cuadrados hasta crear una especie de cometa, que conformará cada una de las puntas. Por último, las ocho cometas se unen con celo para crear la estrella.Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Publicada el
Categorizado como Noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Generated by Feedzy