Exigir(se) más arquitectura Anatxu Zabalbeascoa

Sant Andreu es uno de los barrios periféricos que rodeaban Barcelona y que hoy han pasado a ampliar la extensión de la ciudad. Aquí se construyeron muchas de las fábricas de la edad de oro de la urbe. Y hoy son los restos de algunas de estas factorías –como la textil Fabra&Coats o la de camiones ENASA- las que, paradójicamente, sanean el barrio desde que los sucesivos ayuntamientos han ido reconvirtiéndolas en bibliotecas, pisos de protección oficial o espacios para la organización vecinal. En este marco de monumentos al esfuerzo, todavía relaciona progreso y fábrica, por eso el ladrillo es el color del vecindario.

Seguir leyendo.

Dos estudios barceloneses: Gustavo Gili Galfetti y Barceló-Balanzó concluyen un polideportivo de nueva planta que no rompe la memoria del barrio, pero amplía el espacio útil sin ocupar más espacio. ¿Cómo? Diseñando y pensandoRead MoreÚltimas noticias | EL PAÍS

Publicada el
Categorizado como Noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Generated by Feedzy