Lee Goldberg, o cómo amar al detective excéntrico Laura Fernández

Eve Ronin no quería ser famosa. Eve Ronin solo quería ser detective. Pero pasó que puso a raya a un conocidísimo actor de Hollywood, alguien lo grabó con el móvil y su brillante actuación se hizo viral. Ronin no era más que una novata entonces. ¿Dónde? En el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles. Puesto que la fama del sheriff no era muy buena, decidió ascender a Ronin, más conocida como Puño Mortal, para decirse a sí mismo que hacía las cosas bien. Y ahora todo el mundo odia a Ronin. Todos, menos Duncan Pavone, su compañero en Homicidios. ¿Que por qué no la odia? Porque está a punto de jubilarse y todo le da lo mismo menos los donuts.

Seguir leyendo.

El autor de ‘Monk’, el hilarante ‘noir’ protagonizado por un detective obsesivo compulsivo, vuelve con una famosa inspectora novata en ‘Colinas de California’, una novela de comisaría ambientada “en el plató” que constituye “desde los 50” Los ÁngelesRead MoreÚltimas noticias | EL PAÍS

Publicada el
Categorizado como Noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Generated by Feedzy