Pedro Sánchez espera que Felipe VI profundice en la «transparencia» y la «ejemplaridad» de la Casa Real Irene Castro, Aitor Riveiro

Pedro Sánchez espera que Felipe VI profundice en la

Pedro Sánchez mantiene el cierre de filas con Felipe VI ante los escándalos del exjefe del Estado Juan Carlos de Borbón y espera que siga profundizando en la «hoja de ruta» de «transparencia» y «ejemplaridad» que, a su juicio, puso en marcha cuando accedió al trono y que, según ha dicho, deslizó en su discurso de Nochebuena. A pesar de que la alusión a los desmanes fiscales de Juan Carlos I fue mínima en esa intervención, el presidente ha defendido que fue «una comparecencia sin duda valiente» en la que «marcó claramente cuál es el rumbo hacia el cual quiere dirigir a la Corona», es decir, una «monarquía parlamentaria adecuada a la España del siglo XXI». En su rueda de prensa para hacer balance del año, Sánchez ha insistido en que el jefe del Estado dará pasos hacia la «transparencia, la rendición de cuentas y la ejemplaridad».

«Contará con nuestro aplauso en esa tarea de renovación», ha afirmado Sánchez, que ha evitado dar detalles de cómo se llevarán esos cambios en la Casa Real. No ha querido decir si se está trabajando en una ley que regule la Corona o si será la propia institución la que haga un reglamento interno. «Paso a paso. Irán conociendo cómo se materializa esa hoja de ruta que señaló el rey Felipe VI en cuanto a la transparencia y la ejemplaridad», se ha limitado a decir el presidente, que deja en todo caso la pelota en el tejad de Zarzuela. «En lo que podamos ayudar estará lógicamente el Gobierno», ha apostillado.

El líder del PP, Pablo Casado, que ha comparecido en paralelo al presidente, ha asegurado que contará con el respaldo de su partido «para cualquier medida que refuerce la monarquía», informa Íñigo Aduriz. Precisamente la relación con el principal partido de la oposición es el «pero» que ha puesto Sánchez a este primer año de legislatura. No obstante, ha descargado la responsabilidad en Casado y la posición que ha mantenido en estos meses. «Describe al Gobierno como el hombre del saco», ha dicho en dos ocasiones. Además, le ha acusado de optar por el camino «del miedo» – «se van a inventar conspiraciones lunáticas», ha dicho en la misma línea del reproche que le hizo a la derecha en el último Pleno del Congreso- frente al de la «esperanza» por el que apuesta el Ejecutivo.

También ha apremiado al líder del PP a sentarse a negociar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que lleva más de dos años bloqueado, y otras instituciones como el Defensor del Pueblo. Así, ha acusado a Casado de reivindicarse como constitucionalista mientras «incumple» la Constitución, que establece que se deben renovar esos organismos constitucionales cada cinco años. El presidente ha asegurado que ha demostrado su «voluntad» de querer llegar a un acuerdo al congelar el cambio legislativo con el que PSOE y Unidas Podemos plantearon cambiar las mayorías necesarias para renovar el órgano de gobierno de los jueces y dejar solo en tramitación la que pretende limitar las funciones que puede hacer el Poder Judicial cuando su mandato ha caducado, entre ellas la posibilidad de seguir haciendo nombramientos con una mayoría distinta a la que representan las Cortes tras los procesos electorales.

El presidente ha hecho un balance triunfalista de la gestión del gobierno de coalición en estos casi doce meses de vida. De hecho, ha presentado un informe elaborado por el departamento de Planificación y Seguimiento de la actividad gubernamental según el cual el Ejecutivo ha cumplido un 23,8% de los compromisos adquiridos en este tiempo. Sánchez ha insistido en que se ha ejecutado más de lo que inicialmente estaba previsto. «La pandemia no ha frenado, ha acelerado la acción del Gobierno sin desviarla ni un ápice de sus objetivos. Podemos decir hoy con satisfacción que llevamos un semestre de adelanto en el cumplimiento de los objetivos», ha aseverado. 

En un momento en el que las discrepancias en el seno de la coalición han ido en aumento -en asuntos como el Salario Mínimo Interprofesional, la reforma laboral o las pensiones-, Sánchez ha asegurado que el Gobierno goza de buena salud, ha mostrado su confianza en todos y cada uno de los miembros del gabinete y ha augurado que el bipartito durará lo que lo haga la legislatura. «Este es un Gobierno de coalición que tiene por delante una legislatura larga y fructífera -ha expresado-. Cuando digo Gobierno de coalición lo digo con todas las letras: es un gobierno con ánimo de perdurar en el tiempo». Además, ha calificado de «especulaciones» las informaciones en las que se apuntaba a que el PSOE se decantaría por gobernar en solitario tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. No obstante, ese era un temor que tenían en Unidas Podemos y la parte socialista del gabinete se ha plantado tras sacar adelante las cuentas en algunos asuntos, como el SMI, que finalmente se queda congelado.

Sánchez ha descartado incluso una crisis de gobierno. «El Gobierno sale más fuerte, más unido y tiene clara la hoja de ruta para los próximos tres años», ha asegurado Sánchez, que ha admitido que dentro del gabinete hay discrepancias, aunque les ha estado importancia. «Hay voces distintas en el Gobierno, pero hay una única palabra y es el BOE», ha dicho utilizando la misma expresión que empleó al inicio de la andadura de la coalición.

Pedro Sánchez mantiene el cierre de filas con Felipe VI ante los escándalos del exjefe del Estado Juan Carlos de Borbón y espera que siga profundizando en la «hoja de ruta» de «transparencia» y «ejemplaridad» que, a su juicio, puso en marcha cuando accedió al trono y que, según ha dicho, deslizó en su discurso de Nochebuena. A pesar de que la alusión a los desmanes fiscales de Juan Carlos I fue mínima en esa intervención, el presidente ha defendido que fue «una comparecencia sin duda valiente» en la que «marcó claramente cuál es el rumbo hacia el cual quiere dirigir a la Corona», es decir, una «monarquía parlamentaria adecuada a la España del siglo XXI». En su rueda de prensa para hacer balance del año, Sánchez ha insistido en que el jefe del Estado dará pasos hacia la «transparencia, la rendición de cuentas y la ejemplaridad». «Contará con nuestro aplauso en esa tarea de renovación», ha afirmado Sánchez, que ha evitado dar detalles de cómo se llevarán esos cambios en la Casa Real. No ha querido decir si se está trabajando en una ley que regule la Corona o si será la propia institución la que haga un reglamento interno. «Paso a paso. Irán conociendo cómo se materializa esa hoja de ruta que señaló el rey Felipe VI en cuanto a la transparencia y la ejemplaridad», se ha limitado a decir el presidente, que deja en todo caso la pelota en el tejad de Zarzuela. «En lo que podamos ayudar estará lógicamente el Gobierno», ha apostillado. El líder del PP, Pablo Casado, que ha comparecido en paralelo al presidente, ha asegurado que contará con el respaldo de su partido «para cualquier medida que refuerce la monarquía», informa Íñigo Aduriz. Precisamente la relación con el principal partido de la oposición es el «pero» que ha puesto Sánchez a este primer año de legislatura. No obstante, ha descargado la responsabilidad en Casado y la posición que ha mantenido en estos meses. «Describe al Gobierno como el hombre del saco», ha dicho en dos ocasiones. Además, le ha acusado de optar por el camino «del miedo» – «se van a inventar conspiraciones lunáticas», ha dicho en la misma línea del reproche que le hizo a la derecha en el último Pleno del Congreso- frente al de la «esperanza» por el que apuesta el Ejecutivo. También ha apremiado al líder del PP a sentarse a negociar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que lleva más de dos años bloqueado, y otras instituciones como el Defensor del Pueblo. Así, ha acusado a Casado de reivindicarse como constitucionalista mientras «incumple» la Constitución, que establece que se deben renovar esos organismos constitucionales cada cinco años. El presidente ha asegurado que ha demostrado su «voluntad» de querer llegar a un acuerdo al congelar el cambio legislativo con el que PSOE y Unidas Podemos plantearon cambiar las mayorías necesarias para renovar el órgano de gobierno de los jueces y dejar solo en tramitación la que pretende limitar las funciones que puede hacer el Poder Judicial cuando su mandato ha caducado, entre ellas la posibilidad de seguir haciendo nombramientos con una mayoría distinta a la que representan las Cortes tras los procesos electorales. El presidente ha hecho un balance triunfalista de la gestión del gobierno de coalición en estos casi doce meses de vida. De hecho, ha presentado un informe elaborado por el departamento de Planificación y Seguimiento de la actividad gubernamental según el cual el Ejecutivo ha cumplido un 23,8% de los compromisos adquiridos en este tiempo. Sánchez ha insistido en que se ha ejecutado más de lo que inicialmente estaba previsto. «La pandemia no ha frenado, ha acelerado la acción del Gobierno sin desviarla ni un ápice de sus objetivos. Podemos decir hoy con satisfacción que llevamos un semestre de adelanto en el cumplimiento de los objetivos», ha aseverado. En un momento en el que las discrepancias en el seno de la coalición han ido en aumento -en asuntos como el Salario Mínimo Interprofesional, la reforma laboral o las pensiones-, Sánchez ha asegurado que el Gobierno goza de buena salud, ha mostrado su confianza en todos y cada uno de los miembros del gabinete y ha augurado que el bipartito durará lo que lo haga la legislatura. «Este es un Gobierno de coalición que tiene por delante una legislatura larga y fructífera -ha expresado-. Cuando digo Gobierno de coalición lo digo con todas las letras: es un gobierno con ánimo de perdurar en el tiempo». Además, ha calificado de «especulaciones» las informaciones en las que se apuntaba a que el PSOE se decantaría por gobernar en solitario tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. No obstante, ese era un temor que tenían en Unidas Podemos y la parte socialista del gabinete se ha plantado tras sacar adelante las cuentas en algunos asuntos, como el SMI, que finalmente se queda congelado. Sánchez ha descartado incluso una crisis de gobierno. «El Gobierno sale más fuerte, más unido y tiene clara la hoja de ruta para los próximos tres años», ha asegurado Sánchez, que ha admitido que dentro del gabinete hay discrepancias, aunque les ha estado importancia. «Hay voces distintas en el Gobierno, pero hay una única palabra y es el BOE», ha dicho utilizando la misma expresión que empleó al inicio de la andadura de la coalición.Read MoreElDiario.es – ElDiario.es

Publicada el
Categorizado como Noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Generated by Feedzy