¿Y a mí qué se me ha perdido en Cuenca? Borja Hermoso

¿Y a mí qué se me ha perdido en Cuenca?
La frasecita de marras, antieslogan perfecto para una hipotética campaña turística, se la soltó durante una cena en Madrid el pintor hispano-filipino Fernando Zóbel a su amigo y colega Gustavo Torner, que era entonces y sigue siendo hoy, a sus 95 años…, de Cuenca. Los dos miembros de lo que a la postre sería el grupo El Paso se habían conocido en 1962 en Venecia y aquel encuentro iba a cambiar, sin que lo sospecharan, la historia de una ciudad y la vida de un país, al menos en lo cultural. Zóbel, un artista de familia bien formado en Harvard y que había llegado a España en 1955, buscaba un lugar donde instalar su colección personal de arte abstracto español. Parecía inclinado a hacerlo en Toledo. Pero cuatro años más tarde, en 1966, él y Torner fundaron, con la colaboración de otro pintor, Gerardo Rueda, uno de los museos más deliciosos e improbables del mundo: el Museo de Arte Abstracto Español, gestionado por la Fundación Juan March, incrustado en las Casas Colgadas y asomado literalmente a los precipicios de la hoz del Huécar.

Seguir leyendo.

¿Y a mí qué se me ha perdido en Cuenca?
La frasecita de marras, antieslogan perfecto para una hipotética campaña turística, se la soltó durante una cena en Madrid el pintor hispano-filipino Fernando Zóbel a su amigo y colega Gustavo Torner, que era entonces y sigue siendo hoy, a sus 95 años…, de Cuenca. Los dos miembros de lo que a la postre sería el grupo El Paso se habían conocido en 1962 en Venecia y aquel encuentro iba a cambiar, sin que lo sospecharan, la historia de una ciudad y la vida de un país, al menos en lo cultural. Zóbel, un artista de familia bien formado en Harvard y que había llegado a España en 1955, buscaba un lugar donde instalar su colección personal de arte abstracto español. Parecía inclinado a hacerlo en Toledo. Pero cuatro años más tarde, en 1966, él y Torner fundaron, con la colaboración de otro pintor, Gerardo Rueda, uno de los museos más deliciosos e improbables del mundo: el Museo de Arte Abstracto Español, gestionado por la Fundación Juan March, incrustado en las Casas Colgadas y asomado literalmente a los precipicios de la hoz del Huécar.Seguir leyendo.

Publicada el
Categorizado como Noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Generated by Feedzy